analytics analytics

Etiquetas

domingo, 21 de enero de 2018

Reseña: Breaking Bad - Tercera temporada








Si bien intento no spoilear demasiado es obvio que es conveniente leerla si ya viste la temporada. Así evitás putearme


Para leer las otras entradas referidas a la serie clickea en los links de abajo:











Para contextualizar...

Walter finalmente la pega y consigue un contrato millonario en un lujoso laboratorio de metanfetamina trabajando para Gus Frings. Logrando así de una vez por todas alejarse del chiquitaje y jugar en primera.




En esta temporada los temas principales serán la separación de Walter, su nuevo laburo cocinando para Gus Frings, la investigación de Hank y las recaídas en la falopa del buen Jesse.


La relación de Walter y Jesse atraviesa idas y venidas en esta temporada. Dado que Gus no quiere a Jesse en el negocio porque lo considera irresponsable (el pelotudo cayo falopeado a Los Pollos Hermanos) y es por eso que pone a Gale (un excelente químico) como compañero de Walter en el superlaboratorio de meta. Relegando a Jesse, quien se ve obligado a laburar por su cuenta. Al menos, hasta que Walter decide que le conviene tenerlo bajo su control a raíz de un violento incidente e idea un plan para rajar a Gale y hacer volver a Jesse.

Sin embargo, no durará mucho dado que debido a otros... incidentes violentos (con muertos de por medio) Gus se re calienta y termina rajando a Jesse del laboratorio y trayendo a Gale (de nuevo) y a uno de sus matones a vigilar a Walter todo el tiempo. Es ahí donde el pelado se da cuenta que Gus solo quiere mantenerlo con vida hasta que su ayudante pueda tomar control del laboratorio...y que su única manera de evitar esto es matando a su asistente.

En cuanto a Hank. Digamos que tiene bastante laburo en esta temporada. Jugando al gato y al ratón con Jesse y Walter continuamente va avanzando cada vez mas en su investigación y de hecho estuvo a punto de atraparlos si no fuera por Saul Goodman y una llamada muy oportuna que hizo desistir a Hank. Al menos de momento.



En esta temporada es cuando aparecen los familiares de Tuco Salamanca para tomar venganza. Esperando matar a Heisenberg en un primer momento acaban siendo convencidos por Gus de que el verdadero asesino de su pariente es Hank. Lo cual culmina con un enfrentamiento armado en un estacionamiento que deja como resultado a los Salamanca muertos y al bueno de Hank gravemente herido e imposibilitado de caminar.



Algo genial en Breaking Bad (y que repito hasta el hartazgo)es la metamorfosis de Walter. Ahora ya no solo muestra indicios de ser una persona corrompida y sedienta de poder. Ahora lo demuestra. La manera en que se manda al pecho a dos transas, la manera en que empieza a jugar sus cartas con Gus (entendiendo de una vez como se maneja el negocio narco) hace que Walt termine consolidándose como un verdadero (aunque querible) hijo de puta.




Cuando te compras 50 mangos en gomitas de eucalipto

¿Porque querible? Porque era un tipo común. Que se levantaba a laburar todos los días, que lidiaba con su hijo adolescente y una mujer hinchapelotas. Que tenía que bancarse a sus alumnos desinteresados, al pelotudo del lavadero de autos y un largo etcétera. Walter (el del comienzo) en definitiva representa a nuestro viejo, a nuestro tío, o al hombre en el que nos vamos a convertir cuando nos coma la rutina.

¿Y porque hijo de puta? Porque, salvo su familia y su socio Jesse, a Walter no le importa la vida de nadie más. Y puede elegir prescindir de ella cuando lo necesite. Atrás quedó aquel tipo reprimido y tímido que se comía las bardeadas. Sin embargo, a pesar de que lo notemos cada vez más carcomido por el caos en el que se ha convertido su vida, siente aún grandes remordimientos por esto y parece (de momento) dar indicios de que se merece una redención.



Conclusión:

En esta temporada el tandem Jesse - Walter se reafirma cada vez mas a la vez que todo sigue volviéndose complicado y con personajes brutales con los cuales no se jode.

A su vez, las acciones de Walter empiezan a repercutir mas fuertemente en su vida privada. Con su matrimonio en estado de putrefacción, Hank siendo disparado y Jesse y él mismo al borde de la muerte, obligando a Heisenberg a tomar cada vez mas medidas totales. Una excelente temporada que sigue manteniendome pegado a la pantalla y con unas ganas de la gran puta por comenzar la siguiente.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario