Etiquetas

domingo, 12 de agosto de 2018

La hora retro: ¿Que fue del Laserdisc?




La hora retro: ¿Que fue del Laserdisc?

Antes del Blu-Ray, antes de que reinara el DVD, y sorprendentemente creado solo dos años después del VHS, existió un sistema de almacenamiento que pese a su mayor calidad de video y futurista apariencia, nunca pudo establecerse en el mercado. Hablamos del infinitamente infravalorado LaserDisc.







Fue extraño cuando comencé a leer sobre el Laserdisc porque no tengo ningún recuerdo de  haberlo visto en mi infancia. Estoy segurísimo que lo recordaría hasta el día de hoy. Resulta que, además de activar mi modo "coleccionista fetichista", de alguna manera también me causó un sentimiento de nostalgia bastante raro. ¿Como extrañar algo que nunca tuve?. Me puse a pensar entonces en como fue que algo tan singular y llamativo como el Laserdisc nunca llegó a mi infancia noventera. Y al indagar un poco mas sobre todo esto descubrí porque no hay ningún rastro de estos discos enormes en mi memoria...


Reproductor de Laserdisc. Tremenda facha.

Fue el primer sistema de almacenamiento en disco óptico en ser comercializado en el año 78 aunque bajo distintos nombres. Fue llamado Laser Videodisc, Laser Vision, Disco Vision, MCA DiscoVision, etc. Sin embargo, finalmente fue llamado Laserdisc.




Como pueden ver, su tamaño se asemeja al de los antiguos discos de vinilo. Aquí se lo ve en comparación a un DVD.

Laserdisc tenía varias ventajas por sobre el VHS. Sistema reinante desde los 70 hasta finales de los 90. Entre estas ventajas se destaca una mayor calidad de imagen. Mayor durabilidad respecto a su rival. La posibilidad de reproducir audio tanto digital como analógico. La posibilidad de contener pistas de sonido múltiples. Y la posibilidad de desplazarse a cualquier minuto de reproducción (como en los DVD). Además de tener un menor coste de producción comparado al tosco sistema de los VHS.




Peeeeeroooo...

Pese a lo atractivo que se ve y a que contaba con mejores características que sus competidores el Laser Disc jamás logró imponerse en el mercado. En parte por lo costoso que resultaba el reproductor en comparación al VHS. Esto hacía que sea considerado un producto exclusivo para gente de guita.Y por otro lado, porque contaba con la gran desventaja de que no permitía grabar tu propio contenido como si lo hacía por ejemplo el Betamax o el ya mencionado VHS.

Laserdisc de Ghost in the Shell

Otra de las dificultades que dificultaba el uso de estos enormes discos, era el hecho de que como máximo soportaba 60 minutos de grabación. Haciendo que si veías una peli que sobrepasaba los 60 minutos tenías que levantarte a dar vuelta el disco. Un embole. De hecho, uno de los problemas que tenía era que al consistir de dos placas pegadas entre sí, podía llegar a tener problemas (despegarse) si la calidad del pegamento usado no era adecuado. Luego, aparecieron los reproductores que tenían la capacidad de dar vuelta el disco automáticamente. Pero lógicamente eran un poco mas costosos.


Entonces, hubo algún lugar en el que le hayan dado bola al Laserdisc?



La respuesta es sí. Japón fue el lugar en el que este reproductor vendió más unidades que en cualquier otro lugar del mundo. Por esta razón, hubo una gran cantidad de animé editado en este formato.

Se estima que para el año 98 había unos 6 millones de reproductores de Laserdisc entre Estados Unidos y Japón. Siendo el país asiático el que más uso le dio. 4 millones de esos 6 estaban en tierras niponas. Estos números reflejan que este formato jamás pudo copar el mercado pese a los años que estuvo en circulación.

Aún así, logró cierta popularidad dado que a los coleccionistas les encantaba. Y para ser sincero, a mi también aunque no haya tenido la suerte de tener uno en mis manos. Hay que reconocer que resulta visualmente muy atractivo.


Basta ver la belleza que es no solo el disco, sino los posters y demás cosas que trae para activar el fetichista nostálgico que llevamos dentro. 


La llegada del DVD a mediados de los 90 y sus bestiales ventajas por sobre el Laser hicieron que este cayera en desuso. Para morir finalmente en 2001 en Japón. Lugar donde alcanzó su mayor éxito.

Hoy en día se los puede conseguir tanto los reproductores como los discos en distintas páginas de compraventa. Sin ir mas lejos, en MercadoLibre hay varios equipos disponibles. Así como gran variedad de discos disponibles. Sin embargo, y aunque parezca tentador, dicen los que saben que hoy en día no conviene tener un Laserdisc dado que suelen dejar de andar sin razón aparente y es prácticamente imposible conseguir repuestos.



En fin, hasta acá llega la entrada nostáglica de hoy. Si quieren dejar un comentario sobre el tema o decirme de que les gustaría que escriba la entrada del próximo domingo, abajo tienen la caja correspondiente. Y sino, bueno. Háganse mover. Un saludo para toda la vagancia.




4 comentarios:

  1. Nooooo, grandes como un vinilo faaaa :). La verdad que yo cuando escuchaba "laserdisk" me imaginaba los primeros cds XD XD. Gracias por la nostalgia, un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  2. Hay un capítulo de Un show más que habla del laserdisc, se desata una guerra de formatos. Es un capítulo bastante extraño y muy copado, como la serie. Yo decía que son todos esos formatos, acá no llegaron, ahora veo por qué no lo conocía xD Muy bueno el post, saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si! Eso de Un show más me comentaba el otro día un amigo. Lo de la guerra de los formatos también es interesante. Ahí descubrí que además del VHS también existia el Betamax!

      Eliminar